Siete motivos por los que los moteros nos lo montamos mejor

Siete motivos por los que los moteros nos lo montamos mejor

Siete motivos por los que los moteros nos lo montamos mejor

No hay discusión. Nos comparemos con quien nos comparemos, los moteros nos lo montamos mejor. Sabemos que lo sabes, pero queremos recordártelo en forma de siete motivos indiscutibles que puedes utilizar si te encuentras con algún despistado. Empezaremos con el primero y el más obvio, y es que todo el mundo sabe que los moteros…

1. …volamos sobre el asfalto. El ser humano siempre ha soñado con volar, con cortar el aire con su cuerpo. Los moteros no necesitamos soñar porque conocemos bien esa sensación.

Sabemos lo que se siente al deslizarse por una carretera larga y despejada en un día de sol y en compañía de un paisaje tranquilo, y al dejarse llevar por la serenidad y la vitalidad del «vuelo». Como buen domador, el motero domina su elemento y desafía a la naturaleza. Y es que los moteros…


2. …somos uno con nuestro entorno. Piénsalo. Nos enfrentamos al paisaje sin careta, fluimos por sus caminos como el agua por el río y podemos acceder a paraísos y rincones a los que sería impensable llegar andando o que están vetados para el paso de los coches.

¡Somos los favoritos de la naturaleza! Esa es una de las cosas que nos hace tan atractivos, y es que, como sabes…

3. …no tenemos competencia ligando. ¿Existe una estrategia de ligue más efectiva que la frase «te llevo a dar una vuelta en moto»? Invitar a la persona que te gusta a dar un paseo, pedirle que se agarre fuerte a ti (sin ninguna intención, no, solo pensando en su seguridad…) y terminar la cita viendo una puesta de sol en un rincón elevado de la ciudad.

Si un plan así no le seduce, quizás no tiene el espíritu aventurero que necesitamos y quizás sea el momento de buscarlo, y es que nosotros…

4. …no nos complicamos. Rara vez se ve a un motero estresado porque no encuentra aparcamiento o porque su vehículo no cabe por alguna entrada. El tamaño y la agilidad de la moto nos permiten aparcar en huecos pequeños y, como decíamos, acceder a rincones especiales que podemos descubrir y coleccionar.

Además, cuando viajamos en moto tenemos la posibilidad de parar a descansar y a contemplar el entorno sin tener que esperar a encontrar un aparcamiento adecuado, como ocurriría con el coche, de modo que podamos disfrutar del camino tanto como del destino final. Por cierto, estos viajes no tienen por qué ser en solitario o en pareja, y es que los moteros…

5. …hacemos buenos amigos. Ya sea porque formamos parte de un club o asociación, porque somos conocidos en nuestro bar de motos de cabecera o porque sencillamente tenemos muchas anécdotas que contar, los moteros solemos tener más facilidad para conocer gente con gustos similares a los nuestros (aunque a veces esas personas todavía no lo sepan y tengamos que darles un par de vueltas en moto para que lo descubran).

Y es que los moteros somos el alma de la fiesta, ya que destacamos en las reuniones y

6. …reinamos en la carretera. Podemos ser conductores ágiles y flexibles, evadir cualquier obstáculo y ser escurridizos como gatos. Para un buen motero, la moto se convierte en una extensión de su cuerpo y la comunicación, en puro instinto.

Cuando conoces bien a tu vehículo y él a ti, consigues transmitir las órdenes tan deprisa y con tanta naturalidad que parece que la moto te leyese la mente. Los moteros somos hábiles, somos elegantes y, por supuesto…

7. …somos jinetes y nuestros caballos son espectaculares. Y para hablar de esto no hacen falta palabras:

Posteado el 27/02/2018 Home 762
Etiquetas: moto

Articulos relaccionados

Categorías del Blog

Buscar en el Blog

Vistos recientemente

Sin productos